Tras el cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela, decretado por el presidente venezolano Nicolás Maduro, el Ejército y la Policía Nacional desplegaron un operativo de seguridad para garantizar que no se presenten problemas de orden público en el puente Internacional Simón Bolívar a causa de la molestia que causó tanto en colombianos como en venezolanos dicha medida. A su vez, la guardia venezolana se ubicó en toda la frontera para evitar el paso de las personas hacia su país.