La sala plena del Consejo de Estado estableció que, a partir de ahora, las pensiones de vejez de los servidores públicos serán liquidadas únicamente sobre el ingreso básico y no tendrá en cuenta bonificaciones que estaban estipuladas en normas anteriores como ‘gastos de representación’.

El fallo del Consejo de Estado aplicará para liquidar las pensiones del régimen de transición a la Ley 100 de 1993, en las que el ingreso básico de liquidación solo tendrá en cuenta los aportes al sistema pensional de los servidores públicos.

Esta decisión, que abarca para servidores públicos como magistrados y congresistas, aplicará para quienes están adelantando su pensión y que están próximos a liquidarse o aquellas frente a las cuales están en curso demandas.

Según el artículo estudiado por el Consejo de Estado, en la edad para acceder a la pensión de vejez debe tenerse en cuenta el tiempo de servicio o el número de semanas cotizadas, así como el monto de la pensión de vejez de las personas, que al momento de entrar en vigencia al sistema habla de 35 o más años de edad si son mujeres; si son hombres 40 o más años de edad o 15 o más años de servicios cotizados.

“El IBL (contenido en el inciso 3º del artículo 36 de la Ley 100 de 1993) hace parte del régimen de transición para aquellas personas beneficiarias del mismo que se pensionen con los requisitos de edad, tiempo y tasa de reemplazo del régimen general de pensiones previsto en la Ley 33 de 1985”, señala el fallo.

Para el Consejo de Estado, este nuevo pronunciamiento “pretende garantizar la debida correspondencia que en un sistema de contribución bipartita debe mantener entre lo aportado, lo que el sistema retorna al afiliado y el aseguramiento de la viabilidad financiera del sistema”.