Elecciones presidenciales en Estados Unidos. Reversazo de Trump: desmintió que Obama sea el fundador del Estado Islámico

El candidato republicano no acostumbra a retractarse de sus intempestivas acusaciones y, el mes pasado, usó la misma defensa: que solo estaba siendo sarcástico.

Donald Trump dio marcha atrás este viernes en su afirmación de que el presidente estadounidense, Barack Obama, y Hillary Clinton fundaron el grupo Estado Islámico, y explicó que solo se trató de un sarcasmo.

Como hace con frecuencia, el candidato presidencial republicano acusó a los medios de malinterpretar sus dichos.

En este caso tomó como blanco a la cadena CNN, aunque sus comentarios sobre el grupo yihadista y el presidente fueron reflejados por todo el espectro informativo.

“Los raitings desafían los reportes de @CNN tan seriamente que yo llamé al presidente Obama (y a Clinton) ‘el fundador’ de ISIS, y MVP (el jugador más valioso). ¿Ellos no captan el sarcasmo?”, escribió Trump en un tuit.

Trump hizo la afirmación por primera vez el miércoles en un mitin en Florida y la reiteró en entrevistas concedidas el jueves.

El magnate inmobiliario parecía hacerse eco del argumento manejado por republicanos de que el retiro de las tropas estadounidenses de Irak decidido por Obama, cuando Clinton era su secretaria de Estado, creó un vacío que permitió la emergencia del EI y su expansión en Siria e Irak.Pero Trump no explicó realmente qué quiso decir.

También llegó a decir que considera que Clinton, su rival en la carrera a la Casa Blanca, fue la co-fundadora del grupo Estado Islámico, acusación que la campaña demócrata calificó de ultrajante.

“Alguien que caiga tan bajo, con tanta frecuencia, nunca debería tener permitido servir como comandante en jefe”, escribió Clinton en un tuit.

Trump no acostumbra a retractarse de sus intempestivas acusaciones y afirmaciones y el mes pasado usó la misma defensa -que solo estaba siendo sarcástico- luego de sugerir un llamado a hackers rusos para que encontraran los correos electrónicos borrados que son el centro de una controversia que acosa a la campaña de Clinton.