Sumar este martes en su visita a Brasil (7:45 p.m., con transmisión por el Gol Caracol) sería para la selección de Colombia el empujón anímico y matemático que necesita para consolidarse en la punta de la eliminatoria suramericana al Mundial de Fútbol de Rusia 2018.

Después de un difícil comienzo, pues el equipo nacional sumó apenas cuatro puntos en las cuatro primeras fechas que se jugaron en 2015, las tres victorias consecutivas sobre Bolivia, Ecuador y Venezuela sirvieron para retomar el rumbo, pero será ahora, ante un rival de peso, que James y compañía tendrán una verdadera exigencia.

Perder está dentro de las cuentas y no debería asumirse con drama, pero la ilusión del plantel es ganar o al menos conseguir un empate. Colombia lleva dos eliminatorias seguidas, a Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, empatando 0-0 en casa de la verdeamarilla. Para su Mundial, el de 2014, Brasil tuvo cupo por ser el anfitrión.

Sin embargo, en los últimos años el duelo con el scratch ha adquirido un tinte especial. La derrota 2-1 en los cuartos de final del Mundial de 2014 dejó una profunda herida en la afición colombiana y una cuenta pendiente entre varios jugadores criollos y Neymar, la figura canarinha, quien ese día salió lesionado y se perdió la semifinal contra la selección de Alemania.

Meses después ambas selecciones se volvieron a encontrar, en un amistoso en Estados Unidos, en el que los brasileños ganaron 1-0, con gol de Neymar. En ese partido, Juan Guillermo Cuadrado vio la tarjeta roja.

En la Copa América del año pasado, en Chile, se escribió el capítulo más polémico de los duelos entre ambos equipos, con el triunfo 1-0 de Colombia, el gol de Jeison Murillo y la pelea entre Neymar y Carlos Bacca, que le significó al capitán verdeamarillo varias fechas de sanción.

Pero lo que menos pueden hacer los muchachos de José Nestor Pekerman en Manaos, la ciudad más colombiana de todas las brasileñas, es recordar esos recientes juegos con el delantero del Barcelona, tan talentoso y efectivo en el arco rival como provocador y simulador.

“Nosotros vamos a asumir el compromiso con la seriedad y responsabilidad que se requiere. Obviamente nos vamos a fijar en Neymar, que es la gran figura, pero no habrá una marca demasiado especial sobre él. Brasil tiene mucho más que su talento para hacernos daño”, acepto el técnico José Pékerman, que utilizará un sistema de juego con tres volantes de primera línea, dos creativos y un solo hombre en punta.

Santiago Arias regresaría al lateral derecho, por Stefan Medina, mientras que en el medio ingresarían Sebastián Pérez y Wílmar Barrios para acompañar en la marca a Carlos Sánchez.

Junto a James Rodríguez actuaría Macnelly Torres o Juan Guillermo Cuadrado, mientras que el único delantero sería Carlos Bacca o Luis F. Muriel.

“Todos conocemos la capacidad que tiene Brasil, pero pensamos más en nuestro trabajo. No caeremos en provocaciones y vamos a intentar mantener el control del juego, aunque jugadores de nivel, como los que tienen ellos, siempre traen peligro”, aseguró Cuadrado, quien podría volver a ser titular tras su suplencia contra Venezuela.

Para el partido que dirigirá el árbitro argentino Patricio Losteau, Brasil anunció el mismo once que venció 3-0 a Ecuador en Quito, el jueves pasado.