El jefe negociador del ELN Pablo Beltrán reveló este miércoles que, de cara a la instalación de los diálogos de paz con el Gobierno –condicionada a la liberación del excongresista Odín Sánchez–, el próximo sábado comenzarán a dar las indicaciones e instrucciones para que quede en libertad.

Según Beltrán, quien instó a que haya gestos humanitarios de ambas partes para facilitar el proceso, se espera que Sánchez sea liberado el próximo 2 de febrero, cinco días antes de la instalación de la mesa en Quito (Ecuador).

“Este sábado entregaremos unas primeras indicaciones para que se inicien acciones para la liberación de Odín (…) Los gestos humanitarios como cese de fuego deben ser bilaterales porque cada parte debe reconocer que comete errores y debe parar de hacerlo”, aseguró el líder guerrillero en diálogo con la Radio Nacional de Colombia.

El jefe negociador agregó que durante las conversaciones harán énfasis en la participación social y señaló que las víctimas del conflicto “deben hablar desde el principio”. Por otro lado, manifestó que el proceso no le pertenece ni a la guerrilla, ni al Gobierno, sino a la sociedad que –dijo– “debe movilizarse para que se mantenga”.

“El proceso de paz no puede quedar trunco y al libre albedrío de gobiernos de turno. La sociedad debe presionar para que no quede en el aire”, agregó Beltrán, desmintiendo también que hayan reclutado a alguien o presionado para que se adhiera a la subversión. “El ELN no obliga a nadie a ingresar, ni tiene a nadie obligado en las filas”.

La guerrilla admitió la semana pasada haber exigido y recibir dinero para la liberación del excongresista, en su poder desde abril de 2016 y de cuya libertad depende la instalación de los diálogos de paz con el gobierno en febrero. “En este tipo de retenciones siempre se hace una exigencia económica, la familia pagó efectivamente una parte”, había dicho Beltrán a Caracol Radio.

Sánchez se convirtió en la clave para la instalación de los diálogos con el gobierno de Juan Manuel Santos, que exige al grupo armado su liberación para la instalación pública de las conversaciones que buscan superar medio siglo de conflicto armado, pactada para el próximo 7 de febrero.

El excongresista del departamento de Chocó se intercambió en abril de 2016 por su hermano enfermo Patrocinio, quien estuvo en poder del ELN durante tres años.

Patrocinio dijo a la AFP en octubre que la guerrilla exigía 3.000 millones de pesos (un millón de dólares) por su libertad, primero de él y luego de Odín. El Espectador se comunicó con la familia de Odín Sánchez, sin embargo, han decidido no entregar declaraciones sobre el asunto a los medios de comunicación, a pocos días de que se produzca su liberación.

Sánchez fue condenado en 2011 por la Corte Suprema de Justicia por vínculos con grupos paramilitares de extrema derecha. La guerrilla ha dicho que Odín permanece secuestrando porque tiene pendiente un “juicio político” por delitos contra la sociedad chocoana.

El jefe negociador del gobierno, Juan Camilo Restrepo, fustigó al ELN por haber pedido dinero a la familia de Sánchez por su liberación. “Son (actos) doblemente reprochables, primero por ser un secuestro y después por ser extorsivo”, dijo a Blu Radio.

Restrepo aseguró que ya están libres “todos” los rehenes de los que el gobierno tenía conocimiento que estaban en poder del ELN cuando en octubre se iban a lanzar los diálogos, suspendidos entonces por el gobierno ante la no liberación de Sánchez. “Haremos todos los esfuerzos necesarios para que cualquier otro rehén que llegare a quedar en poder del ELN sea liberado a la mayor prontitud”, aseguró.