El ministro del Interior, Rodrigo Rivera, viajó a Suiza para someterse al Examen Periódico Universal, en el que presentó los efectos y resultados del acuerdo de paz suscrito con las Farc. El hostigamiento y asesinato de líderes sociales fue uno de los puntos que mayor preocupación generó entre los países evaluadores.

Este jueves en Ginebra, Suiza, el gobierno colombiano presentó ante la Organización de las Naciones Unidas un balance positivo de sus avances en materia de Derechos Humanos, en el que resaltó la importancia que ha tenido el Acuerdo de Paz con las Farc para la consecución de esos objetivos.

Colombia asisitió al denominado Examen Periódico Universal (EPU), un mecanismo que pasa al tablero los expedientes de derechos humanos de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas. El EPU es un proceso dirigido por los Estados con el auspicio del Consejo de Derechos Humanos, que ofrece a cada Estado la oportunidad de declarar qué medidas ha adoptado para mejorar la situación en el país y para cumplir con sus obligaciones en la materia.

La importancia del examen es de la mayor trascendencia para quienes conocen a profundidad el sistema en el cual se desarrollan todas las tareas de la ONU. En pocas palabras, se trata de una prueba en la que los ojos de los 193 países que integran el Consejo de Derechos Humanos se enfocan sobre Colombia

El delegado por parte del gobierno nacional fue el ministro del Interior Rodrigo Rivera, quien viajó acompañado de una pequeña delegación de funcionarios. Allí, Rivera destacó que el EPU era una oportunidad para Colombia de “confirmar y compartir el compromiso con las obligaciones internacionales, al tiempo que constituye una pieza fundamental para la adopción de medidas, políticas y estrategias que impactan de manera positiva en la calidad de vida de la ciudadanía”.