El estado de algunas viviendas, así como de la escuela y el hospital es cada vez más deplorable. Las grietas que poco a poco consumen a Villarrica, en el oriente de Tolima, lo convierten en un municipio con un riesgo latente. Su ubicación geográfica ha llevado a que las autoridades contemplen reubicar el municipio tras un informe presentado el 18 de enero por el Servicio Geológico Colombiano (SGC).

El informe, según Marta Calvache, directora de geoamenazas en el SGC, muestra que este municipio tiene una geología con alto grado de complejidad ante riesgos por sismos y lluvias. Uno de los apartes del estudio muestra que Villarrica cada año se mueve unos 14 milímetros y las estructuras empiezan a flaquear.

 Información de este reporte solicitado por las autoridades locales indican que en los últimos dos años, los fenómenos geológicos como la remoción en masa tienen en riesgo varias zonas del casco urbano, con alertas en el 80 por ciento de las viviendas del municipio, afectando a aproximadamente 5.000 habitantes.