Los 12 niños y el entrenador del equipo de fútbol Jabalíes Salvajes fueron rescatados este martes de la cueva en Tailandia, donde permanecieron 18 días atrapados luego que lluvias torrenciales inundaran esa compleja red subterránea.

“Los 12 Jabalíes Salvajes y su entrenador fueron evacuados de la cueva”, anunció en Facebook el cuerpo de élite de la marina tailandesa que participó en el rescate. Un primer niño salió el martes en la tarde, y luego, en una rápida sucesión de los hechos, fueron saliendo los demás cuando ya era de noche en Tailandia, confirmaron varias fuentes de los equipos de rescate consultadas por la AFP.

De un total de 13, cinco salieron el martes, cuatro el lunes y otros cuatro el domingo. Un equipo de expertos buzos extranjeros flanqueados por comandos de la marina tailandesa llevaron a cabo las operaciones que fueron meticulosamente planificadas.

Desde el domingo los socorristas iniciaron el operativo para sacar a los integrantes del club de fútbol bloqueados en la cueva.

Su rescate pondrá fin a un complejo operativo que atrapó la atención del mundo entero, desencadenó masivas jornadas de oración en Tailandia y contó con la colaboración de buzos experimentados de varios países. Los primeros ocho niños extraídos de la cueva se encuentran en “buen estado” de salud, indicaron las autoridades. Los niños fueron sometidos a radiologías y análisis de sangre. Dos de ellos, que mostraban síntomas de neumonía, recibieron antibióticos y se encuentran en un “estado normal”, dijo el responsable.

Las autoridades tailandesas confirmaron que el equipo de fútbol Jabalíes Salvajes ya está completamente evacuado de la cueva y que estos dos últimos ya están siendo trasladados al hospital de campaña.

El procedimiento fue similar al de los otros dos días, cuando los niños emergieron en rápida sucesión justo antes del anochecer, luego de haber recorrido la peligrosa ruta de escape de cuatro kilómetros por galerías inundadas en varios tramos.

Tailandia entera esperaba un final feliz para estos 12 niños y su entrenador, de 25 años, atrapados en la cueva de Thuam Luang, en el norte del país, desde el 23 de junio, un acontecimiento que ha captado la atención del mundo.

La lluvia monzónica que amenazaba con más inundaciones en esta compleja red subterránea, de unos diez kilómetros de largo, fue el principal desafío para los socorristas, que temían nuevas precipitaciones antes de que se lograra sacar a todo el grupo.

El equipo de fútbol, integrado por 12 niños de entre 11 y 16 años, y su entrenador, pasó nueve días en las profundidades de la cueva antes de que dos buzos británicos los encontraran la semana pasada. Demacrados pero vivos, los menores estaban encaramados en una roca, a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.

El domingo, la compleja operación de rescate empezó con éxito al salvar a cuatro de ellos, gracias al trabajo de buzos experimentados que los guiaron a lo largo de un camino tortuoso, con tramos inundados y pasajes muy estrechos.