Ante el Senado de la República fue radicado un proyecto de ley anticorrupción que sancionará con más severidad a las empresas corruptas prohibiéndoles contratar con el Estado.
“Se le da vida a la extinción de dominio exprés para que se pueda endurecer la sanción patrimonial a quienes atentan contra el patrimonio público y se fortalece la denuncia ciudadana brindando mecanismos de protección eficaces”, dijo el jefe de Estado.

También se busca que los ciudadanos cooperen con las autoridades para denunciar actos de corrupción.

“Lo que estamos haciendo es dar un paso mucho más adelante respecto de ese mandato ciudadano del domingo 26 de agosto”, señaló el procurador.

La iniciativa también amplía la prescripción de la acción disciplinaria de 5 a 20 años para sancionar a funcionarios públicos.