La decisión se adoptó después de que un grupo del ente de control adelantara la investigación de esta situación que se conoció a mediados de agosto de este año.

Pava precisó que se hizo porque “sencillamente se había colocado una plata a disposición de terceros y eso había generado unos rendimientos, dónde están esos rendimientos”.

El contralor agregó, que también se trasladó a la Procuraduría, porque es importante que se indague en las conductas de los funcionarios que tuvieron que ver con un pago doble de facturas de medicamento No POS que sumaron más de $2 mil millones.

“Es importante que se investigue sobre por qué no se tuvo el control necesario para evitar lo que ocurrió y por qué razón (durante) 24 días estuvo la plata con un tercero, generando unos réditos y afectando el patrimonio del Estado”.

Se calcula que en el lapso de este tiempo el rendimiento económico de lo cancelado fue de dos millones 500 mil pesos.

Los funcionarios de la Secretaría de Salud del Tolima que estarían involucrados en la investigación por la Fiscalía y la Procuraduría, “básicamente sería el Secretario de Salud encargado, un equipo de auditoría médica y otros profesionales”, dijo Pava.

Tras la indagación, en el tema administrativo se le solicitó a la Secretaría implementar un plan de mejoramiento para que no volviera a suceder una situación igual, y se remite a la Fiscalía porque “creemos que (esta entidad) debe conocer este asunto y mirar si hay o no una idoneidad para mirar la conducta”, concluyó el contralor.

A este caso ante el organismo investigador, se le suma al de una supuesta falsificación de firmas dentro de este despacho en el marco del convenio adelantado con la Fundación Solidaridad por Colombia.

(El Nuevo Día)