A 19 años de prisión, es decir, a 228 meses de cárcel, fue condenado un hombre por el Juzgado 1° Penal del Circuito de Ibagué, luego de que la Fiscalía demostró su responsabilidad en los vejámenes sexuales a los que sometió por varios meses a sus tres hijos, entre ellos, dos niñas y un niño.

El hecho ocurrió en zona rural de Ibagué en el año 2014, cuando se conoció de una denuncia realizada ante la Comisaría de Familia de la zona, en la que la tía de las víctimas aseguraba que sus sobrinos le habían contado que venían siendo víctimas de abusos sexuales por parte de su propio padre.

Fue así como la Fiscalía a través de un despacho seccional, adscrito al Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual, CAIVAS, inició a las respectivas indagaciones que permitieron vincular al hombre a la investigación.

Se estableció que el hombre golpeaba severamente a los niños si se negaban a sostener relaciones sexuales con él o a dejarse tocar, por lo que tenían que acceder a sus peticiones.

Tras comprobar los hechos, el ente acusador obtuvo la condena en contra del progenitor por el delito de acceso carnal violento agravado con menor de 14 años en concurso homogéneo y sucesivo.

(Ecos del Combeima)