Funcionarios enviados de la Conmebol realizaron este martes controles antidopaje sorpresivos a los futbolistas de River Plate y de Boca Juniors que este sábado jugarán en el Monumental la vuelta de la final de la Copa Libertadores tras el 2-2 de la ida en la Bombonera.

Este tipo de controles suelen hacerse sin previo aviso antes de partidos internacionales importantes e incluso se realizaron en instancias previas de este mismo certamen.

Tanto River Plate como Boca Juniors entrenaron este martes a puerta cerrada de cara al partido del sábado, que comenzará a las 3:00 p.m. hora colombiana.

En la Copa Libertadores de 2017 el centrocampista uruguayo Camilo Mayada y el defensa Lucas Martínez Quarta, ambos de River Plate, dieron positivo en controles realizados durante la fase de grupos y fueron sancionados con siete meses de suspensión y una multa económica por presuntamente haber consumido un diurético.

Cabe recordar que ningún jugador de River o de Boca dio positivo en los controles que se realizaron este año, aunque en 2017 hubo dos casos polémicos en la Libertadores ante supuesto dopaje en los jugadores Camilo Mayada y Lucas Martínez Quarta.

(RCN Radio)