El escándalo se origino en un juzgado del municipio de Guamo, los hechos se presentaron frente a los asistentes a una audiencia, allí se enfrentaron a insultos y hasta agresiones físicas un juez y su escribiente.

El bochornoso incidente ocurrió en plena jornada laboral en el juzgado penal del circuito donde según el auxiliar, Fernando López, su jefe inmediato, el juez Melquisedec Villarreal Rosas, lo habría agredido a patadas en los testículos luego de un reclamo que éste le hiciera por su supuesto irregular proceder en la administración de justicia en Guamo.