Este martes se reanuda la negociación entre trabajadores y empresarios, pero con un elemento particular: la cifra con la que el Gobierno se comprometió a agilizar la mesa. 
Hasta este martes el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Hacienda nunca habían establecido una cifra propia. Cuando la mesa no llega a buen término, el Gobierno fija un número, siempre mucho más cercano a las propuestas de los empresarios, vía decreto presidencial. 
Esta vez hay algunos elementos de análisis que podrían hacer pensar que la cifra será superior a la de años anteriores. Para el 2018 el aumento fue de 5,9 % y el salario se ubicó en $781.242, un aumento de poco más de $40.000. Las propuestas de los sindicatos siguen siendo exactas a las del año anterior: 10 % y 12 %, lo que significaría $859.366 y $874.991, respectivamente.
Sin embargo, aunque el Gobierno ha dicho que la cifra debe ser mayor a la de la inflación (lo que es natural), esas dos apuestas de los sindicatos están muy lejos de la realidad de la mesa. El año pasado el acuerdo fue 6 puntos abajo de la cifra de la CUT y 4 puntos abajo de la CGT. Este año la cifra podría ser un poco mayor porque hay declaraciones públicas del presidente Iván Duque en campaña y del expresidente Uribe llamando la atención sobre un aumento más generoso, inclusive de alrededor del 8 %. 
Los empresarios aún no definen su cifra porque se mantienen en que hay que saber qué va a pasar con la reforma tributaria, pero la ministra Alicia Arango insistió en que espera que este año haya acuerdo sobre el 15 de diciembre. Y la reforma podría debatirse en sesiones extraordinarias más allá del 16, cuando los congresistas salen a vacaciones. En conclusión, el balón está en la cancha del Gobierno con la cifra que ambas partes están esperando.
Blu Radio.