107 niños menores de 18 años resultaron quemados por uso y manipulación de pólvora solo en los primeros quince días de diciembre. A pesar de las multas, llamados, sanciones y campañas de las autoridades, parece que nada hace que los ciudadanos dejen de comprar y utilizar sin los debidos cuidados técnicos los fósforos y productos de pólvora en todo el país.

Los menores quemados el año pasado al 15 de diciembre fueron 110, tres más que este año, pero la cifra global aumentó en 16 personas. Hoy en el país hay 131 adultos con quemaduras y lesiones por pólvora, la mayoría por manipular los explosivos, y otros varios por solo observar.

El 90,3 % de los casos son quemaduras, el 66 % tienen laceraciones, el 25 % contusiones y un 6,7 % amputación.

Los departamentos que siguen siendo los más preocupantes son Valle del Cauca con 36 personas heridas, Atlántico con 44, Antioquia con 21, Cauca 13 igual que Cesar, Bolívar 10 y Caldas 7.

Hay una reducción significativa en Bogotá, que a la misma fecha del año pasado tenía 24 quemados y hasta ahora van 9 personas afectadas.

El Código de Policía estableció una sanción de $ 786.000 por producir o vender pólvora pero todo parece indicar que las multas no son suficientes para detener el comercio de este elemento peligroso.

Blu Radio.