Un hecho lamentable y grave sucedió el lunes hacia las 7 p.m., cuando ‘Negro’, un perro que rondaba por el Parque Centenario, resultó muerto al hacer contacto con las luces que decoran el riachuelo del lugar.

La denuncia fue dada a conocer por Mauricio Rivier López, vecino del Centro de la ciudad, y quien decidió junto con su esposa visitar este lugar de atracción turística en la temporada navideña.

Según lo relatado, “cuando caminábamos por el sendero para dirigirnos al alumbrado del puente donde se encuentran las luces que forman el riachuelo, ‘Negro’ se bajó y pisó las luces emitiendo un fuerte alarido y luego quedó inmóvil (…)

“’Negro’ quedó muerto de inmediato, electrocutado por este alumbrado, que de acuerdo con un funcionario que se acercó, indicó que esta instalación posee 220 voltios y que es muy riesgosa”, señaló el quejoso

Además, cuestionó la no instalación de vallas de protección, pues: “a cualquier persona y en especial un niño puede acercarse y suceder una desgracia”, similar a la sucedida con ‘Negro’.

Es de advertir que Infibagué es la entidad responsable de contratar el alquiler, instalación y mantenimiento del alumbrado navideño.

Además, de acuerdo con los hechos relatados por Rivier López, en la mañana del lunes otro perro, esta vez uno de raza siberiano, cayó en el estanque siendo alcanzado por la corriente, aunque no con un desenlace fatal.

Infibagué responde

A través de una misiva la gerente de Infibagué, Yolanda Corzo, requirió hoy de manera urgente a la Empresa de Servicios Públicos de Sabaneta, firma a la que se le adjudicó el contrato para el alquiler del alumbrado navideño, para que tome las medidas de mitigación ante el inminente riesgo eléctrico para la comunidad y sus mascotas por cuenta de las instalaciones en el Parque Centenario.

Corzo precisa que “se hace responsable” a la empresa Empresa de Servicios Públicos de Sabaneta de los incidentes ocurridos el lunes con ambas mascotas, y exige al contratista que se mitiguen los riesgos en todos los 26 puntos intervenidos, so pena de las responsabilidades civiles y contractuales imputables a la empresa. Recuerda que el instituto se había pronunciado de manera verbal con el personal designado para la coordinación del proyecto, con el fin de subsanar y tomar la medidas de prevención, sin que se diera cumplimiento a la directriz.

 El Nuevo Dia.