La Liga Águila vuelve a sus raíces. En la asamblea extraordinaria de la Dimayor se decidió el formato del torneo en 2019 y no habrá grandes cambios. Se mantiene el esqueleto del torneo pero para el próximo año regresarán las jornadas de clásicos que para este fueron suprimidas debido al ajustado calendario. Pero la gran novedad será el regreso de los cuadrangulares finales.

Los directivos escogieron este formato entre siete propuestas. Al parecer, están convencidos que entre más partidos se jueguen más dinero les ingresará. Este sistema cuenta con un total de 452 partidos divididos en 52 fechas. Además, el tema del descenso se mantiene como se ha venido manejando en los últimos años, con el promedio. Así las cosas, el semestre tendrá 20 fechas. Los mejores ocho avanzarán a dos cuadrangulares, que se jugarán con partidos de ida y vuelta. Los dos mejores de cada cuadrangular avanzarán a la final.

 

Los clasificados a torneos internacionales se mantendrán de la misma manera: los dos campeones del año, el mejor de la reclasificación y el campeón de la Copa Águila jugarán la Copa Libertadores. Mientras que para la Copa Sudamericana avanzarán, los cuatros restantes mejores ubicados en la tabla de la reclasificación.

De esta manera, la Dimayor le pone fin al formato actual, el cual clasificaba a ocho equipos a jugar la fase de cuartos de final, posteriormente semifinales y la final. Este sistema de campeonato llevaba desde 2015, cuando se vieron obligados por la Copa América buscar un cambio.

De los 20 equipos que hicieron parte de la asamblea, 14 votaron a favor de esta propuesta, que se implementó por primera vez desde que la liga entrega dos campeonatos por año, en 2002. De lado quedó la idea del sistema que pretendía jugar un torneo al año y al final dividir a los equipos en cuadrangulares para pelear por cupos a copas internacionales y otros, por el descenso.