En la madrugada del 27 de diciembre, casi un mes después de que se hubiera registrado una emergencia similar por fuertes lluvias, el Aeropuerto El Dorado volvió a inundarse. Esta vez, según afirmó el aeropuerto a través de un comunicado, se debió a una maniobra de reparación dentro del local comercial Britt Shop. Una intervención involuntaria en una de las tuberías causó la filtración.

Las autoridades, que lograron controlar la inundación, confirmaron que el incidente no generó afectaciones en el embarque de vuelos y la operación del aeropuerto se está llevando en total normalidad. Pese a ello, se les indicó a los pasajeros que tenían programado su viaje en las últimas horas que llegaran con anticipación con el fin de no generar contratiempos.

“Este hecho no comprometió las redes e infraestructura de la terminal aérea y constituye un hecho aislado que se presenta en las muchas intervenciones que se ejecutan a diario en el aeropuerto”, indicó el comunicado.

Los cuestionamientos de la ciudadanía al respecto no se hicieron esperar, teniendo en cuenta que hace poco tiempo el lugar se remodeló con el fin de mantener una mejor infraestructura, y que en menos de un mes se han presentado con esta dos emergencias similares.

Por su parte, Juan Carlos Salazar, director de la Aeronáutica Civil de Colombia, expresó para Blu Radio que se encuentran realizando un trabajo coordinando con la Superintendencia de Puertos y Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura, para determinar si hay algún correctivo que se deba tomar para que se prevenga y no se vuelva presentar una situación de estas.

El Espectador.