Se trata de cuatro hombres, cuyos cuerpos presentaban heridas con armas de fuego y fueron encontrados en el corregimiento San Antonio, perteneciente al municipio de Jamundí, al sur del Valle del Cauca.

Según los primeros indicios, las víctimas que no serían habitantes del sector, tenían puestas botas pantaneras y habrían sido arrojadas al lugar, por lo que se presume que su asesinato no se originó donde fueron ubicados los cuerpos.

Unidades del Ejército que integran la operación ‘Atalanta’, adelantan un barrido en la zona para garantizar la seguridad de los técnicos de la Fiscalía que deberán cumplir las respectivas diligencias de levantamiento.

Por su parte el comandante encargado de la Policía Metropolitana de Cali, coronel Fabián Ospina, precisó que el único dato con el que cuentan los investigadores, son las características de una camioneta con platón desde donde fueron arrojados los cadáveres.

“Tenemos el reporte de cuatro cuerpos sin vida que fueron arrojados desde una camioneta en la entrada del corregimiento, se trataría de personas ajenas al sector. No tenemos identificado el vehículo, según testigos se trata de una camioneta con platón de color negro”, explicó el coronel Ospina.

El secretario de Seguridad y Convivencia del departamento, Jesús Antonio García, precisó que será necesario realizar las inspecciones a los cadáveres para determinar inicialmente de quiénes se trata. Añadió que esta información se consolidará con los resultados de las necropsias por parte del Instituto de Medicina Legal, que revelarán otros detalles sobre la causa de la muerte.

García enfatizó que en un consejo extraordinario de seguridad convocado por la gobernadora Dilian Francisca Toro para el próximo martes 15 de enero, al que han sido convocadas las autoridades militares y de policía, representantes del ministerio público y de la Fiscalía; se analizará el conflicto que está generando en ciertas poblaciones del Valle, la siembra de cultivos ilícitos.

Los municipios en los que se han identificado problemáticas asociadas con el tráfico de estupefacientes, son: Pradera, Florida, Cartago, Alcalá, La Unión, Caicedonia, el Cañón de Garrapatas y la costa Pacífica, zonas en la que también han surgido amenazas recientes contra líderes sociales.

Cabe recordar que en zona rural de Jamundí, delinque la banda criminal ‘Los Pelusos’ y las disidencias de las Farc que se disputan el territorio para el tráfico de droga.

RCN Radio