El desalmado hecho se conoció este medio día en la vereda Las Palmas ubicada a 25 minutos del casco urbano del corregimiento de Playarica, donde un campesino observó lo que parecía ser un bebé recién nacido, procediendo a informar la novedad a la estación de Policía de la localidad antes mencionada.

Una vez se recepcionó la información, las patrullas salieron hacia el sitio donde localizaron al infante quien permanecía aún rodeado por la placenta y el cordón umbilical, de tal manera que los uniformados procedieron a prestarle los primeros auxilios para trasladarlo inmediatamente al hospital del municipio de Rovira.

Según la información suministrada por el Intendente Guevara y el Subintendente Díaz quienes atendieron la situación, el menor estaba envuelto en una cobija mojada, de tal manera que pudo haber sufrido un episodio de hipotermia, por la falta de protección. Por lo anterior, los policiales procedieron a quitarse la guerrera de su uniforme, para brindarle calor al bebé hasta su llegada al centro asistencial.

Así mismo, se ordenó abrir una investigación que permita conocer quien fue la mujer que decidió abandonar a su hijo de esta forma tan reprochable.

Por ahora se espera la decisión médica para establecer si es necesario remitirlo al hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué.