Tras el cierre de la segunda compuerta de la represa Hidroituango, poco a poco se fue reduciendo el nivel del río Cauca. Esta situación llevó a que se pusiera en riesgo la seguridad ambiental de la zona, debido a que los peces se fueron quedando sin oxígeno.

En medio de la situación, pescadores de la zona, profesionales en áreas ambientales y bióticos comenzaron a salvar la vida a miles de peces que se iban quedando en estanques sin oxígeno.

Sin embargo, un experto señaló que las repercusiones que tendrá esta situación, generada por Hidroituango, serán desastrosas si además se tiene en cuenta que en este momento hay una migración de peces.

Los peces de la parte baja de la cuenca Magdalena-Cauca están remontando los ríos, son muy vulnerables. Ellos están haciendo una migración porque, en más o menos dos meses cuando lleguen las aguas altas en abril, ellos van a retornar nuevamente a las ciénagas y se van a reproducir”, indicó José Iván Mojica, biólogo y profesor de la Universidad Nacional.

RCN RADIO.