Los 750 pescadores contratados por EPM han logrado rescatar vivos a 263 mil peces de las orillas del río Cauca. Las especies han sido liberadas en zonas más profundas del afluente. Sin embargo, al menos 57 mil peces han sido hallados muertos debido a que quedan atrapados en arenas y piedras, tras la disminución del caudal.
El gerente del Grupo EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, explicó que la mayoría de las especies muertas no son comerciales ni migradoras, así que confió en que una vez se normalice el caudal se podrá compensar el daño ecológico.
“De cuatro peces que quedan atrapados, se están logrando rescatar tres. Uno de los cuatro está muriendo. Indudablemente, es una cifra muy significativa, pero le decimos a la opinión pública que es una situación reversible y que se puede compensar”, señaló.
El rescate de la fauna es apoyado por 70 socorristas de la Defensa Civil. La búsqueda se extiende por los municipios de Valdivia, Tarazá, Cáceres y Caucasia. Los peces muertos entran en un proceso biológico y dispuestos en el relleno sanitario La Pradera y el depósito de Umagá.
El reporte más reciente de EPM indica que la cota del vertedero está en 399 metros sobre el nivel del mar, es decir, faltan dos metros más para que el agua comience a verter y se normalice el caudal del Cauca.

Sin agua

De los 130 mil habitantes que tiene Caucasia, 62 mil quedaron sin el servicio de agua potable después del cierre de la compuerta uno en la casa de máquinas de Hidroituango.
La gente desesperada por las temperaturas que alcanzan los 36 grados centígrados, tiene que ir a bañarse al río Cauca con la poca agua que queda.
Uno de los afectados aseguró que no tienen el líquido vital para preparar sus alimentos, ni asearse, lo que agudiza la crisis humanitaria de las poblaciones aguas abajo del afluente.
RCN RADIO.