La muerte del cantante Legarda en Medellín, de una joven de 15 años en Floridablanca, Santander, y la herida provocada a una bebé de 11 meses en Cali, hacen parte de los más recientes casos de balas perdidas en Colombia. 

Es por eso que el ministro de Defensa, Guillermo Botero, expresó su rechazo y preocupación por los hechos registrados en las últimas horas.

“Estas tres personas han sido víctimas de balas perdidas y no deja de ser una preocupación inmensa que esta clase de hechos continúen ocurriendo en el país (…) Aquí lo que vemos es un mal uso de las armas”, sostuvo.

Según el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), en 2018 al menos 100 personas fueron víctimas de balas perdidas en el país, mientras que en 2017 se reportaron 114 incidentes, en los que 55 personas perdieron la vida.

El estudio revela que el 46 % de los afectados son menores de edad.

Por su parte, los hombres representan el 49%, siendo el común denominador quienes son mayores de edad.

De igual forma explica que en los últimos siete años los municipios de Cali, Medellín, Barranquilla, Bogotá y Cartagena presentaron la mayor cantidad de víctimas por balas perdidas.

Cabe recordar que una bala perdida es un proyectil por arma de fuego disparado intencionalmente, y que ocasiona heridas o la muerte a una persona que no es el objetivo.

RCN RADIO.