Todos los días Andrea Viviana Martínez Quesada pasaba con su ‘carrito’ cargado de termos con tinto, aromática y ‘pintaditos’; dulces, mentas y cigarrillos, desde el barrio Pueblo Nuevo hasta la carrera Tercera de Ibagué. Era conocida entre el gremio de vendedores informales como la ‘Reina del Flow’, pues su sonrisa y baile la caracterizaban a la hora de ofrecer sus productos.

Sin embargo, ayer en la mañana la extrañaron en la plazoleta Santa Librada y en inmediaciones de la biblioteca Darío Echandía, porque no fue a trabajar como lo hacía cada día y minutos después llegó la noticia de su muerte.

El rumor de su deceso es que a sus 37 años de edad el corazón le había dejado de latir por un supuesto infarto.

Miembros de criminalística de la Sijín de la Policía Metropolitana de Ibagué hicieron el levantamiento del cadáver que fue llevado a Medicina Legal, donde los médicos forenses se encargarán de determinar qué le causó la muerte a la ‘Reina del Flow’, debido a que las autoridades no descartan que la femenina haya tomado una decisión fatal; sin embargo, solo los resultados de los estudios médicos legales esclarecerán el hecho.

 

¿Quién era?

Andrea Viviana Martínez Quesada se ganaba la vida desde hacía tres años vendiendo tintos y con el producido sacaba adelante a sus hijos de 15 y 13 años de edad, pues pese a que tocó la puertas del empleo formal, nunca se las abrieron por su falta de experiencia y estudio. Solo cursó hasta primero de primaria.

En un especial sobre desempleo publicado por Q’hubo en 2018, la ‘Reina del Flow’ contó su historia: “Gracias a Dios me ha ido bien porque con lo que me gano sostengo a mis hijos, pago arriendo y levanto el surtido del negocio”.

Ayer una familiar se acercó al Instituto Forense a reclamar el cuerpo para darle el último adiós. Según la Metib, la dueña de la casa donde vivía Martínez Quesada, ubicada en la carrera 10 con calle 12 del barrio Malavar, les informó el hecho. La propietaria abrió la habitación y halló a la mujer muerta. Según la Policía, no tenía hematomas o golpes en su cuerpo.

 

Tristeza

 Varios vendedores ambulantes que conocían a la femenina, se acercaron al Periódico para expresar su dolor por la partida de Martínez Quesada y la recordaron como una persona alegre y trabajadora.

EL NUEVO DÍA.