En el corregimiento El Chuzo, jurisdicción de Manizales, las autoridades capturaron al ‘Depredador de Picaleña’: Élver James Melchor Bañol, quien es el principal sospechoso del asesinato y violación de la menor Rosmery Castellón Echeverry, ocurrido el pasado 26 de febrero cerca a su casa en la Hacienda Cauchitos, de la vereda Aparco.

Ayer sobre el mediodía, Salvador Castellón recibió una llamada, era la Fiscalía informándole que tenían al supuesto culpable de su dolor y fue citado al búnker.

La detención se llevó a cabo a las 11 a.m. de este viernes en el corregimiento El Chuzo de la ‘Ciudad de las puertas abiertas’, donde se escondía Melchor Bañol, tras no regresar de su permiso de 72 horas otorgado el 26 de febrero, día en el que hallaron muerta mediante asfixia mecánica a la adolescente, la cual apareció con el uniforme rasgado, signos de violencia física y sexual y una marca en la pierna izquierda hecha con arma cortopunzante que decía ‘Julio’. El cuerpo de Rosmery Castellón Echeverry, de tan solo 16 años, estaba en la vereda Aparco, a pocos metros de la casa donde vivía con su familia.

De acuerdo con el coronel Nicolás Carmen Aristizábal, comandante de la Policía Metropolitana de Ibagué, Melchor Bañol se ocultaba dentro de la maleza de un cafetal.

“Este ha sido un trabajo que ha liberado al país de un segundo monstruo como Garavito con todo el perfil criminal que sin lugar a dudas es una conducta repetitiva, logramos en tiempo récord en menos de 17 días identificar, judicializar y capturar a un depredador de estos (…) una vez tenemos todo el cruce de cámaras y materiales de pruebas, inclusive llegamos hasta el Terminal donde logramos observar en una de esas cámaras que había tomado un bus hacia Pereira.

“Conducimos todos nuestros esfuerzos en inteligencia e investigación criminal al barrio Cuba, que es donde tiene el arraigo con su esposa e hijos. Una vez llegamos ahí, la Fiscalía General de la Nación nos da el aval para ingresar a la vivienda, hicimos el allanamiento, recogimos otros materiales de prueba donde hay unos abonados telefónicos. Se ubican, y de acuerdo a las celdas (estación de red celular), por inteligencia técnica nos da de que está pegando en Manizales. Todos esos esfuerzos que teníamos contundentes en Risaralda los trasladamos a Caldas, puntualmente en Manizales, en la celda que se encuentra abriendo allá en la vereda El Chuzo y gracias a la administración de una fuente humana logramos la ubicación del individuo. Ya la foto se había difundido por algunos medios de comunicación y logramos llegar con puntualidad a la captura de este salvaje”, refirió el Coronel.

Melchor Bañol, estaba en un cafetal, vestido de jean gris, camiseta negra y una gorra. Estaba caracterizado como un recolector de café. Al notar la presencia policial intentó escapar una vez más, sin embargo, las autoridades hicieron un ‘plan rastrillo’ y le echaron mano. El sujeto apenas se vio entre la ‘espada y la pared’, empezó a contar detalles del asesinato de Rosmery, aceptando que él era su verdugo.

 

Las pruebas

Zeidy Janeth Izquierdo, directora de la seccional de Fiscalías, indicó que tienen suficientes pruebas para señalar como culpable a Élver James Melchor Bañol.

“A través de la recolección de los elementos de material probatorio y evidencia física que se pudo establecer tanto en el momento en que ocurrió el homicidio, la recolección de elementos en el lugar de los hechos y posteriormente con todo el trabajo técnico investigativo que obedeció al estudio de videos y temas relacionados con Medicina Legal, se pudo establecer con certeza que se trataría del presunto homicida”, señaló Izquierdo.

Melchor Bañol fue identificado con las ocho cámaras de seguridad de la Policía, el Inpec y locales comerciales de la zona donde ocurrieron los hechos, estas grabaron el momento en que salió de la Cárcel y su actuar delictivo, lo que permitió un estudio morfocromático por parte de la Fiscalía. Del mismo modo, el perfil criminal que tenía ante los siete delitos de acceso carnal violento y dos homicidios, lo hacían más sospechoso.

También “se tiene el estudio del cadáver, este como tal le cuenta a las autoridades qué fue lo que pasó, este es una evidencia, entre ellos la marca que le hizo a la niña el agresor marcándola con algunas palabras; con estas palabras como tal se hace un cotejo grafológico con algunos elementos materiales probatorios que fueron suministrados por el Inpec, de los cuales arrojaría un alto índice de probabilidad de que las letras fueron hechas por la misma persona, o sea que hay uniprocedencia”, dijo la funcionaria de la Fiscalía.

Con los videos, los investigadores hicieron un análisis morfocromático de la individualidad del sujeto como el estudio de las prendas que llevaba ese día. Igualmente, quedó captado su recorrido desde que salió del centro penitenciario y otros movimientos cerca al sitio del crimen y hasta cuando cogió el bus en la Terminal de Transportes para huir. El dictamen de Medicina Legal y los residuos biológicos son claves para señalarlo como el supuesto responsable.

Además, su actuar respecto al homicidio y violación de una niña de 13 años que cometió el 2 de abril de 2002 en el barrio Jardín de Pereira fue similar al de Rosmery Castellón, ambas escenas del crimen tuvieron detalles parecidos. Los útiles escolares de las víctimas regados, asfixiadas con el cordón de los bolsos, accedidas carnalmente, entre otros detalles. Por lo anterior, para las autoridades este es un asesino y agresor sexual en serie.

 

Responsable

Melchor Bañol se convirtió en el principal sospechoso de las autoridades, pues las cámaras de seguridad, las huellas en la humanidad de la jovencita y el hecho de que este no regresó del permiso que le dio un Juez, apuntaban hacia él.

El primero de marzo no volvió al Coiba y aún las autoridades esperaban a que se presentara el 4 de marzo, pero esto no sucedió. El 13 de este mes emitieron la orden de captura en contra de Melchor Bañol por fuga de presos y el jueves en su expediente judicial agregaron una nueva relacionada con la muerte y agresión sexual de la estudiante de grado 11 del colegio Ciudad Luz.

Cabe recordar, que el día de los hechos el progenitor de la ‘alegría’ de la familia Castellón Echeverry alertó su desaparición, pues ella había salido de estudiar sobre 1:30 p.m., hora en la que cogió la ruta 43 con destino al sector de Picaleña. Allí se bajó de la buseta y mientras iba hacia su casa por una zona boscosa fue interceptada por un sujeto quien apagó su existencia. Sobre las 4:30 p.m., sus propios seres queridos la encontraron debajo de un árbol sin signos vitales.

 

Delitos

La Fiscalía indicó que pedirá la máxima pena que corresponde a 60 años. Cabe recordar, que en la actualidad, tiene una por 40 años por tres procesos en su contra. En esta oportunidad, por el crimen de la joven, la fiscal 11 seccional de la Unidad de Vida le imputará cargos por feminicidio agravado, tortura agravada y acceso carnal violento agravado.

EL NUEVO DÍA.