Los hechos ocurrieron en la noche del sábado cuando don Jorge Peralta, de 76 años, hacía sus labores cotidianas de vigilancia.

El altercado ocurrió cuando presuntamente varias personas que departían al interior del parqueadero ubicado en la carrera 48 Sur, número 116 – 143, frente a Plaza Garibaldi, se ofuscaron porque no permitieron el reingreso de un hombre que habría salido del lugar.

“Uno de ellos salió y no lo dejaron ingresar porque la orden a esa hora es no dejar entrar a nadie. El tipo se botó por encima de la reja y mi papá salió a retenerlo para que no se entrara y él lo golpeó”, relató uno de sus hijos.

Adentro estaban sus dos acompañantes, que al ver lo acontecido, habrían arremetieron en contra del abuelo propinándole puños y puntapiés que causaron varias heridas de gravedad en su rostro, costillas y extremidades. Al parecer, don Jorge Peralta pidió apoyo ante las agresiones, pero esta nunca llegó.

Por fortuna, en ese momento transitaba por el sector una patrulla de Infancia y Adolescencia de la Policía Metropolitana que se percató de que trataban de ingresar de manera ilegal al lugar, y al creer que se trataba de un hurto, regresaron al establecimiento.

Al llegar se encontraron con don Jorge tendido en el suelo, quien quedó inconsciente debido a la lluvia de golpes que recibió.

Según el reporte de la Policía Metib, en medio de la agresión capturaron a dos de los presuntos responsables de sus heridas, quienes fueron identificados como José Romero Culma, de 35 años, y José Quevedo, de 19. Se presume que el tercer hombre huyó del lugar.

“Eran tres personas y cogieron solo dos, a la otra no la capturaron. A ellos los soltaron a las 6:30 de la mañana en la Fiscalía y a mi papá le dieron salida hasta hace poco, entonces la cuestión es que por qué les dieron salida tan temprano. Si a él le hubiera pasado algo en este lapso de tiempo quién responde si ya los soltaron”, agregó su familiar.

Aunque los capturados fueron dejados a disposición de la Fiscalía URI de turno, no fueron llevados al Palacio de Justicia.

La agresión

Con su rostro con hematomas y ensangrentado, don Jorge Peralta fue trasladado hasta la Clínica Nuestra, donde casi una hora y media después fue atendido por los médicos y se recupera de sus heridas.

Según informó su familia, la mayoría de los golpes que recibió fueron en la cabeza. “Se fracturó dos costillas, le rajaron la cabeza, tiene un hematoma en el ojo, una herida abierta en el cráneo, una herida dentro de la boca, el labio se lo partieron, tiene una mano lesionada y contusiones por todo el cuerpo de los golpes que le dieron”, concluyó su hijo.

Cifra

11 de la noche fue la hora aproximada en que ocurrieron las agresiones.

EL NUEVO DÍA.