Las mujeres, las comunidades indígenas y la naturaleza son inspiradoras del arte de la marroquinería y la joyería que protagonizó este miércoles la segunda jornada del Bogotá Fashion Week (BFW).

Entre cueros, metales y telas, los diseñadores elaboran piezas basadas en técnicas propias del mundo rural colombiano, así como de culturas ancestrales que hacen del BFW una combinación armoniosa de folclor y moda.

Una de las comunidades que inspiró al diseñador Omar Hurtado es el pueblo Tikuna, residente en la Amazonía, cuyas técnicas motivaron la colección de joyas “Trazos en el cielo”, de la marca Edén.

CARACOL RADIO