Diego Fernando Morales Molina fue imputado por la Fiscalía por los delitos de feminicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego, de los que fueron víctimas este 5 de mayo su ex pareja sentimental, Sandra Lucero Ramírez y un hombre identificado como Robinson Vargas, quien residía en la misma pensión donde habitaba la víctima fatal, en el barrio Los Nogales de Ibagué (Tolima).
Para el ente acusador, el hombre —de oficio vigilante— supuestamente premeditó el hecho que segó la vida de la mujer de 44 años con quien había terminado su relación sentimental que duró tan solo un par de meses, a finales del año pasado.

El delegado fiscal indicó que cuenta con elementos materiales probatorios y evidencia física sobre las manipulaciones, amenazas y violencia física ejercida contra ella, lo cual fue analizado en su celular, y que evidencia un claro ciclo de violencia psicológica, situación que se afianzaría desde el 1 de mayo pasado.

De igual manera se cuenta con información de testigos que señalan que el hombre amenazaba de muerte a su exesposa, madre de su hijo de 9 años.

Es así como el ente acusador pidió medida de aseguramiento en centro carcelario para el hombre de 38 años debido a la gravedad de la conducta cometida, petición que fue acogida por el juez con funciones de control de garantías que conoció el caso.

FISCALÍA