Habitantes de la zona, contaron que se están adelantando socializaciones con “algunos de allá (vereda) Galilea, supuestamente están pasando hojas de vida, están en eso”, dijo un residente que pidió reservar su nombre.

También comentó, que la presencia del Ejército en área aledaña al Bosque de Galilea se mantiene, pues argumentan que están custodiando propiedad privada.

Otro ciudadano, comentó que el sábado anterior hubo una convocatoria en la vereda Puerto Lleras, para brindar las capacitaciones, hecho que genera que se pierda la tranquilidad que había brindado el trabajo de Cortolima y la Universidad del Tolima para lograr una declaratoria ambiental sobre las 33 mil hectáreas que conforman el Bosque.

Ante la situación, lo que les queda a los habitantes que están en desacuerdo con cualquier intervención extractiva en ‘Galilea’ es hacer resistencia pacífica, asimismo, hacen un llamado a la autoridad ambiental para que de celeridad al trámite ambiental que entregaría una protección.

“No han tomado una decisión, no han declarado la zona como bosque protegido, no han instado a los Concejos municipales a darle curso al proyecto de acuerdo para la declaratoria como área protegida”, comentó el ciudadano.

En medio de la situación, también genera intranquilidad la propuesta de la Fundación AMÉ de vender unidades de conservación en área de Galilea y la tala ilegal que se estaría adelantando algunas personas.

Y justamente, Cortolima informó que el miércoles el director Jorge Enrique Cardoso, se reunió con el procurador Judicial, Ambiental y Agrario, Daniel Rubio, al igual que, delegados de la Universidad del Tolima para revisar los avances técnicos del camino a la declaratoria.

Una vez se tenga todo en orden, se procederá a fijar una fecha para entregar la documentación respectiva al Instituto Von Humboldt.

EL NUEVO DÍA