Según lo indicado por la parte demandante, el concierto se tenía previsto para el 7 de mayo de 2017, y al artista le desembolsaron 30 millones de pesos del contrato, pero nunca llegó a presentarse, así como su colega Posada.

En la audiencia cumplida en la Sala Tres, con al Juzgado Primero Civil del Circuito, ambas partes no llegaron a una conciliación, por lo que se tiene prevista una nueva audiencia con los testigos.

Es de recordar que para la fecha indicada, los asistentes al Coliseo del Colegio Champagnat donde se iba a realizar el concierto, al ver que no iban a cantar los artistas mencionados, iniciaron una batalla campal donde hubo destrozos de sillas plásticas y otros mobiliarios.

NOTICIA EN DESARROLLO NUEVO DÍA