Tras dos jornadas trepidantes y resolutivas en la montaña, el Giro de Italia llegó a una pasajera calmaen el ojo del huracán antes de afrontar las últimas y determinantes fracciones en la lucha por el título.

La etapa 18, entre Valdaora y la llegada a Santa María di Sala, se corrió en un trazado de 222 kilómetros, con un leve ascenso en un puerto de cuarta categoría (Pieve di Alpago), para luego desembocar en un recorrido plano.

Tanto para el grupo de favoritos, como para la delegación colombiana en la ronda italiana, la fracción fue de trámite sosegado, ya que estaba diseñada para pedalistas como Arnaud Démare (Groupama) y Pascal Ackermann (Bora), quienes iban en disputa de la ‘Maglia Cicliamino’ (clasificación por puntos), en donde Fernando Gaviria era la carta nacional.

En el caso de Miguel Ángel López no hubo modificación alguna, ni en su puesto en la clasificación general individual ni en relación a la ‘Maglia Bianca’ (clasificación de los jóvenes); ‘Supermán’ se mantuvo en numeroso lote de 140 ciclistas, en el que corrió junto a los favoritos, Richard Carapaz, Vincenzo Nibali, Primoz Roglic, Mikel Landa y demás con quienes cruzó la meta en Santa María di Sala.

Con la diferencia que mantuvo en la fracción del día, López buscará en las próximas dos jornadas descontar el mayor tiempo posible para acercarse al podio; se ubica sexto a 6’17”; además, enfrentará en la etapa 19 tres puertos de montaña, uno de tercera, otro de cuarta y llegada en alto en San Martino de Castrozza, de segunda.

Luego, en la etapa 20, la penúltima y previa a la contrarreloj final, habrá cinco puertos; tres de segunda categoría y dos de primera, con final en alto.

Respecto a Estaban Chaves, Sebastián Henao e Iván Sosatambién conservaron sus lugares, pese a la extraordinaria presentación del ciclista del Mitchelton-Scott en la fracción anterior.

RCN RADIO.