La historia de la joven AdaiaLópez Esteve, de 24 años, de la vuelta al mundo y todo porque la Fiscalía la acusa de haber mordido la lengua a su, entonces novio de 40 años y habérsela arrancado luego de que él le terminara.

 El hecho ocurrió hace más de dos años en Barcelona, España, según el Taquígrafo, en el que la mujer había sido detenida en plena calle y una vez en la comisaria se negó a declarar y fue puesta en libertad con cargos por el juez de instrucción número 6 de Vilanova i la Geltrú.

La rápida actuación de un vecino y su fulminante traslado al hospital lograron detener la hemorragia”, escribió El Taquígrafo.

Sin embargo, ahora el fiscal pide para ella ocho años de prisión por lesiones, debido a las investigaciones que se hicieron.

De acuerdo con el informe de la calificación previo al juicio, el Ministerio Fiscal recoge que, “tras una discusión, en la que él quiso acabar con la relación, ella se marchó, pero al poco tiempo regresó arrepentida. Tras pedirle un último beso, indica el documento, le mordió la lengua y se marchó corriendo”.

El medio español laSexta.com habló con Adaia, quien denunció al hombre por malos tratos y le pide un año de cárcel.

“Él me siguió, me cogió, se puso encima y cuando pasó eso me estaba ahogando”, relata Adaia. Ella le aseguró a ese medio que el hombre la tenía retenida con una mano en el cuello, que no podía moverse y que llegó a pensar que “se iba de este mundo”.

Adaia también le aseguró al Taquígrafo que sí lo mordió, pero que fue de manera inconsciente y solo para defenderse.

NOTICIAS UNO