Muchos son los cambios tácticos que se han visto en la Selección Colombia en esta Copa América con relación a lo que fue la participación del equipo en el Mundial de Rusia 2018. La ‘tricolor’ se ha visto más sólida y además mostrando un juego más vistoso.

Sin demeritar lo que se hizo en el proceso anterior, la selección hoy se ve mucho más efectiva en ataque y además más solidaria en todas las líneas. Precisamente esa solidaridad se ha visto en la presión que ahora están haciendo los hombres de arriba como Radamel Falcao García y Duván Zapata, que están forzando el error del rival.

La presión alta que están ejerciendo los delanteros colombianos está generando un bloque más solido en el medio campo y una oportunidad más para lograr atacar al rival desde la mitad del campo hacia arriba sin que la pelota toque campo propio.

Además el ataque se está haciendo en bloque y el equilibrio que le está dando jugadores como James Rodríguez al juego de Colombia, ha sido clave pensando en la sorpresa que genera la apertura de cancha y las diagonales que están haciendo los delanteros tirados hacia la banda.

Por otro lado, la función que están cumpliendo los volantes de primera línea como Matheus Uribe y Wilmar Barrios es fundamental para darle fuerza al ataque, logrando evitar que se arme el juego del rival y atacarlo desde ese sector del campo.

A nivel defensivo el juego por las bandas, que ya se venía haciendo con Santiago Arias y con Frank Fabra, ha tomado un papel protagónico y ha estado mucho más aplicado en marca. Sin embargo la salida con Arias, Medina y hoy Tesillo han generado peligro sobre el arco rival.

Carlos Queiroz ha sorprendido con la manera en cómo está parando al equipo y la idea de juego que está logrando con todos los jugadores, ya que ante Paraguay utilizó una nómina en su mayoría suplente y la forma de jugar no cambio.

RCN RADIO