Con la salida del lienzo milagroso de Nuestra Señora del Rosario, patrona de Colombia, se dio inicio a lo que sera la celebración de su centenario. 

La Banda de la Guardia Presidencial, le dio la bienvenida al presidente Iván Duque, quien llegó en compañía de la primera dama, Maria Juliana Ruiz y de sus hijos. 

La primera intervención fue de Monseñor Luis Felipe sanchez, quien agradeció al presidente Duque por estar presente durante la celebración. 

“Gracias por su presencia tan significativa y emblemática, en una celebración marciana tan importante como la de hoy”, dijo Sánchez. 

Enseguida el Alcalde de Chiquinquirá, César Augusto Carrillo aprovechó para hacerle unas peticiones a Duque con referencia a diferentes necesidades que tiene el municipio. 

“Quiero pedirle su ayuda para que nuestro hospital pueda tener un tercer nivel de complejidad. Nos gustaría que el tren marciano volviera a pasar por este valle. Hoy también quiero pedir su ayuda para mejorar el tema del agua potable en esta ciudad”, manifestó Carrillo. PUBLICIDAD

Enseguida, le tocó el turno a al presidente Iván Duque de dirigirse a los boyacenses,  quien aseguró que venía como un peregrino que desea honrar a la ‘patrona de Colombia’. 

“Vengo esta mañana como un peregrino, a rendirle honor a la patrona de nuestro país. A esta maravillosa virgen que ha iluminado a Colombia en todos los momentos. Siempre ha sabido guiar esta nación por la senda del bien, en medio de las adversidades, para que surja una Colombia bien”, dijo Duque. 

Por último se dio inicio a la misa, la cual fue presidida por el enviado especial del Vaticano, el cardenal Raimundo Damasceno.