El caso sucedió el fin de semana en el barrio Nuevo Combeima, donde las autoridades en un puesto de control le solicitaron una requisa a un ciudadano.

“En la manzana V casa Uno de la II etapa de Nuevo Combeima funciona una microempresa de calzado, mi tío Eduardo Gómez Sánchez y su familia terminaron de hacer un pedido el sábado tipo 4 p.m., embalaron la mercancía y mi primo Cristian Mauricio Gómez Bermúdez, de 27 años, salió con la fibra para enviar el pedido, pero un cuadrante lo abordó y le pidió una requisa.

“Ellos miraron que llevaba calzado. Mi tío al ver, preguntó qué estaba pasando, un policía le dijo que se largara y los trató mal”, refirió Heidy Carolina Ledezma, pariente de los afectados.

La situación se complicó cuando presuntamente los uniformados agredieron a Cristian. Un hermano al percatarse del abuso llegó al sitio.

“Mi primo se metió a la casa y mi tía Luz Mery Bermúdez, que es discapacitada, salió a defender a sus hijos. Llegaron como 15 policías a querer entrar a la vivienda, rompieron vidrios, los golpearon y con una pistola hicieron electrochoques. Luego los llevaron al CAI Jardín”, dijo Ledezma.

Cristian, su padre y su hermano Fabián, resultaron con heridas abiertas. Doña Luz fue llevada a la clínica Calambeo, porque al parecer tuvo una fisura en el pie.

A Cristian y a Fabián los llevaron a la USI del Jordán, pero luego los uniformados los capturaron junto a don Eduardo por el delito de violencia contra servidor público.

Sin embargo, según Ledezma, en la Fiscalía los dejaron en libertad, porque supuestamente les habían violado sus derechos y no se respetó el debido proceso.

 

Pronunciamiento

Sobre el hecho, ayer en la mañana altos mandos de la Policía Metropolitana de Ibagué se reunieron para analizar lo sucedido y determinar las acciones a seguir.

Este medio conoció que habrían abierto una investigación a los policías implicados, además le ordenaron al comandante de estación un informe sobre lo sucedido.

Por su parte, al intendente Ortiz lo separaron del cargo mientras se lleva a cabo la investigación.

“El Comando de Departamento se compromete a impulsar las investigaciones disciplinarias correspondientes con el fin de establecer las responsabilidades que cada uno de estos policiales pudieron haber tenido en el desarrollo de estos acontecimientos.

“De igual forma invitamos a la comunidad en general a respetar y acatar las indicaciones del personal policial en estos procedimientos de registro a personas en las diferentes actuaciones policiales con el fin de evitar que se vuelvan a presentar este tipo de malos entendidos y confrontaciones con la comunidad, recordándole a la gente que nuestra principal intención es generar tranquilidad y seguridad para la comunidad ibaguereña”, señaló el coronel Gabriel Bonilla, comandante encargado de la Policía Metib.

EL NUEVO DÍA