Un joven, identificado como Boris Alfredo Casadiego, murió en las últimas horas después de haber sufrido graves quemaduras en la mayoría de su cuerpo, producto de un ritual que le habían recomendado algunos allegados para atraer mejor suerte y acabar con los problemas que venía padeciendo.

La víctima, quien era padre de dos niños, al parecer venía atravesando una difícil situación por lo que uno de sus amigos le sugirió visitar a una mujer que supuestamente, a través de un ritual de ‘limpieza’, alejaría sus males y su crisis empezaría a ser superada.

En medio de un aparente desespero, el hombre habría acudido a una cita para llevar a cabo el ritual. Según fuentes extraoficiales, estando en el sitio a la víctima le impregnaron alcohol en todo el cuerpo y luego fue rodeado de velas como parte del acto.

La situación se salió de control y una de las velas que hizo contacto con la piel del hombre, desencadenó una serie de quemaduras que lo llevaron a la muerte no pudieron calmar a tiempo.

Boris Alfredo, quien residía en el barrio Timanco de la Comuna Seis de Neiva, de inmediato fue llevado a un centro asistencial de la capital huilense, de donde fue remitido de urgencia al Pabellón de quemados del Hospital Simón Bolívar, en Bogotá.

Según los médicos, presentó quemaduras en el 70 % de su cuerpo pero pese a los esfuerzos médicos, quienes lo atendieron no pudieron salvarle la vida.

Según expertos, aunque el alcohol no es inflamable sino un disipador, es altamente peligroso cuando se evapora en la piel si existe fuego cerca, razón por la que hay que evitar que estos elementos entren en contacto.

RCN RADIO