La joven tenista colombiana María Camila Osorio reveló a un medio de comunicación que se encuentra feliz tras haber ganado la final del US Open junior, uno de los torneos más importantes del tenis en el mundo.

Y no es para menos, ya que logró coronarse en el último Grand Slam al que podía participar en esta categoría, convirtiéndose en la primera colombiana en alcanzar este título.

La cucuteña, de 17 años, también habló de sus sacrificios para llegar a ser la número uno del mundo, el apoyo crucial que le ha brindado su familia y de sus aspiraciones en su futuro como profesional.

Sentí que jugué un partido increíble. Me salió todo como quería. Desde el primer minuto entré con todas las ganas, con toda la actitud, a comerme la cancha, a comerme el mundo”, dijo la deportista.

Contó, en medio de una gran emoción, que “por fortuna se me dieron todas las cosas. Al mirar el marcador pareciera que fue un partido fácil, pero en realidad fue difícil porque casi que no lo puedo cerrar“.

La joven contó cómo fueron esos minutos previos a la final. “Desde el día anterior me acosté pensando en que era un partido común y corriente, sin prestarle mayor atención para poder dormir. Cuando entré en la cancha lo hice pensando en que era otro entrenamiento. Pero cuando estaba a punto de cerrar el partido, al ver el marcador, me estaban temblando las manos y sentía que no podía, por eso cuando gané me tiré al piso porque no lo podía creer”.

Sin embargo, reveló que a pesar de la presión que sintió en ese momento, su fortaleza fueron Dios y su familia. “En estos momentos no tengo psicólogo, es Dios en realidad. No sé cómo manejó esto, solo pienso en positivo y en ver cómo puedo manejar partido en la cancha (…) En mi mente solo hay un gran consejo que me dieron y es dar lo mejor e, independientemente del resultado, salir tranquila”, contó.

María Camila también habló de la influencia que recibió de Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, quienes solo un día antes se había quedado con el título en dobles, alcanzando logros históricos para el tenis colombiano.

“En realidad ellos son un ejemplo para nosotros. Lo que han hecho este año me hace sentir orgullosa, eso nunca me había pasado en la historia de Colombia y me hicieron creer si ellos pueden, yo también puedo. Así lo pensé en el momento en que entré a la cancha“, reveló.

La joven cucuteña, en diálogo con RCN Radio, se refirió al futuro de los colombianos en el tenis y señaló que “sé que podíamos en algún momento en llegar a estar en las finales y poder dejar a Colombia en lo más alto del Top, hay mucho futuro para seguir dejando en alto el nombre del país”.

María Camila no para de sonreír tras su triunfo. Aseguró que en su camino ha hecho sacrificios, pero que ella no los siente como tal porque se ha gozado cada cosa que ha hecho.

Reveló que “siempre me divertido en cada etapa del camino (…) He podido tener una vida normal, salir con amigos, comer las cosas que me gustan, pero a veces tengo que hacer sacrificios como lo fue salir del colegio a los 12 años, a veces alejarme de mi familia; sin embargo, a mí me encanta la vida que he tenido. Todo ha valido la pena”.

Por ahora la tenista no sabe a qué se va a dedicar cuando termine su etapa como deportista. Pero aseguró que se dedicará a algo que la haga tan feliz como lo ha hecho el tenis.

Reveló que viene una familia que se destaca en lo deportivo, aunque ninguno de ellos es tenista y también envió un mensaje a todos los niños que están soñando con convertirse en grandes deportistas para que “luchen por sus sueños con los pies en la tierra”.

Mientras tanto en Cúcuta, Norte de Santander, ciudad de dónde es María Camila, alistan la bienvenida para su llegada que se espera sea este martes 10 de septiembre, donde su familia y seguidores irán a recibirla en el aeropuerto Camilo Daza. Aunque todavía no se tienen claros los eventos que se van a realizar, la ciudad se prepara para la llegada de la campeona.

RCN RADIO