Todo sucedió en el parquecito situado frente al colegio ubicado en la manzana 42 casa 16 del populoso barrio de la comuna Ocho.

El profesor Ángel Gustavo Rojas salió con sus estudiantes al lugar y chateaba por su teléfono celular. ‘Ángel Caído’, como le decían sus alumnos, cuidaba de los pequeños que observaron cuando el hombre de contextura robusta se desmayó y cayó al pavimento.

Los niños alertaron de la situación, es así que llamaron el servicio de ambulancia, que llegó hasta el lugar, pero al tratar de realizarle las maniobras de reanimación, encontraron que el hombre no tenía signos vitales. Al parecer un infarto fulminante acabó con la vida del querido docente, quien falleció frente a sus estudiantes.

De inmediato, la Policía acordonó el lugar y a los pocos minutos llegaron los investigadores del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI que efectuaron la inspección técnica al cadáver de Rojas.

Del docente, de 33 años de edad, se conoció que estudió en la Universidad del Tolima y dictaba las clases de tecnología y lengua castellana. Además, era muy querido por sus estudiantes y los padres de familia quienes lloraron al no poder hacer nada por el profesor.

EL NUEVO DÍA