Un medio de comunicación conoció el documento, en el que se evidencia que la entidad, “aplicó indebidamente subsidios durante los meses de enero a diciembre de 2018, por errores en la estratificación socioeconómica de los usuarios”.

En este se detalla que la Compañía Energética aplicó indebidamente los subsidios a usuarios de Ibagué, Espinal, Melgar, Mariquita, Chaparral, Rovira y San Antonio, por valor de $221’. 603.297, esto debido a errores en la estratificación socioeconómica de los beneficiarios.

“El estrato con el que se realizaron las liquidaciones de las facturas fue inferior al estrato socioeconómico oficial determinado por cada municipio”, refiere el documento.

A lo que Enertolima manifestó que “la base de datos de estratificación del municipio frente a la de cada empresa de servicios públicos domiciliarios pueden tener múltiples diferencias”.

Y reiteraron “que la falta de coincidencias entre la información de la base de datos de Enertolima con la de cada municipio, para temas de estratificación, genera que en ocasiones no pueda identificarse y actualizarse la base de datos en su totalidad”.

No obstante, la Contraloría lo determinó como hallazgo con incidencia fiscal.

 

No cobró

Otro de los hallazgos tiene que ver con que la Compañía Energética dejó de cobrar contribuciones a algunos usuarios de Ibagué, Melgar, Mariquita, Chaparral y San Antonio durante los mismos meses (de enero a diciembre de 2018), por valor de $14.410.984.

Según el informe “el estrato con el que se realizaron las liquidaciones de las facturas fue inferior al estrato socioeconómico oficial determinado por cada municipio”.

Enertolima respondió que las direcciones registradas en las bases aportadas por los municipios no son las registradas en su sistema comercial, por lo que no han realizado su actualización.

No obstante, la Contraloría tuvo en cuenta que la Entidad manifiesto que para confirmar si el inmueble se encuentra actualizado se deben hacer visitas en terreno; por lo que no desvirtúa que el predio se encuentra desactualizado, sino por el contrario, su respuesta refleja que ellos desconocen si lo está o no.

Por lo que también se determinó como hallazgo con incidencia fiscal.

Y el último, es la aplicación indebida que hizo la entidad con los subsidios del Fondo de Energía Social – Foes a usuarios de Chaparral, Rovira y San Antonio, durante los mismos meses.

Este tiene un valor de 1’786.824, e igualmente se relaciona a errores en la estratificación socioeconómica de los usuarios.

La justificación es similar a los hallazgos anteriores, cabe resaltar que también expresaron que un mismo suscriptor puede tener varias cuentas registradas.

A lo que la Contraloría en los tres hallazgos mencionó que el nombre no es el único campo coincidente en el registro. Por lo que se determinó igualmente como hallazgo fiscal.

 

Dato

Los hallazgos fiscales encontrados a Enertolima hacen parte de los casos emblemáticos de la gestión de la gerencia departamental de la Contraloría General en el Tolima.

EL NUEVO DÍA