cinco cuadras del parque principal de Dabeiba, occidente de Antioquia, está ubicado el cementerio Las Mercedes, donde la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, reveló el hallazgo de una fosa común con más de 50 cuerpos de falsos positivos.

En la portería principal del camposanto, de los ángeles y el Cristo que simbolizan la esperanza y el descanso eterno, no es que quede mucho, el olvido y el mugre del lugar, develan el paso de los años.

Doña Edilma Osorio, quien vive en una humilde casa, a pocos pasos del cementerio, recibió con asombro la intervención de los delegados de la JEP, quienes ya lograron exhumar los primeros  siete cuerpos.

Ahora, le preocupa romper la promesa que le hizo hace cuatro años a su padre cuando lo enterró al lado de sobrino, le juró no volver a sacar el cuerpo, mismo que está sepultado al lado de otros cadáveres que fueron dejados como N.N.

“Lo primero que encuentran es a mi papá y a mi sobrino. Al fondo, estaban los otros dos cadáveres porque ya no estaban enteros sino en huesitos”, dijo.

En medio de las lápidas desgastadas, en algunos puntos se observa la tierra que removieron los investigadores para hallar los cuerpos que serían de falsos positivos.

El sepulturero, Jaime Arango Espinosa, contó que el cementerio fue demarcado con banderas verdes, justo donde se presumen que están los cuerpos.

Con un dron, las autoridades monitorearon la diligencia que comenzó desde el pasado 09 de diciembre y que continuaría el próximo año.

Aseguró que presenció la exhumación de los cadáveres, de hecho, excavó parte de la tierra y dijo que habían cuerpos que fueron enterrados sin bolsas ni ataúdes. “En cada espacio ponían una banderita verde y luego el dron para señalar donde había algo”.

RCN RADIO