El hombre es investigado por la Fiscalía 59 seccional Caivas, por hechos ocurridos en 2011 y 2012 en ‘La Musical’. La Fiscalía le imputó cargos por los delitos de acto sexual con persona incapaz de resistir y acceso carnal, los cuales no aceptó.

El primero de ellos, ocurrió el 23 de octubre de 2011. La víctima es una joven con la que él tuvo contacto en un bar en el sector del barrio El Bunde. Reyes Botero le habría dicho a unos conocidos que la joven le encantaba, salieron con ella y dos amigos más del lugar.

El capturado supuestamente se acercó a un estanco y compró trago que les ofreció a los dos hombres y a la mujer. Uno de ellos se negó, el otro aceptó, al igual que la jovencita, pero el acompañante, al beber un poco le dijo que el licor sabía raro, como a remedio y empezó a vomitar, así que el otro joven se lo llevó, mientras Reyes Botero, lanzó a un césped la botella y se quedó solo con la mujer.

El progenitor de la presunta víctima, al no verla llegar a la casa, le pidió al hermano de la joven que saliera a buscarla y la encontró en un parque, como ida, encima de las piernas del detenido, quien le tocaba sus partes íntimas. El hermano le dio varias cachetadas a la joven, sin embargo no reaccionó, así que la llevaron a un centro médico, donde le tomaron varios exámenes y luego de un año, el Instituto de Medicina Legal señaló que había sido sedada con una droga parecida a la escopolamina.

El segundo caso sucedió el 21 de julio de 2012, cuando Reyes Botero trabajaba como enfermero en el hospital Federico Lleras del barrio Limonar. Allí el hombre, se habría quedado solo a bañar a una joven parapléjica de 19 años de edad, quien era virgen. La mujer se dio cuenta cuando el enfermero le aplicó un medicamento. Ella le dijo que ya la habían medicado, sin embargo, el hombre hizo caso omiso. Cuando despertó, ella sintió dolor en su vagina y estaba sangrando.

Luego, al denunciar al enfermero, nadie le creyó, pero ella lo recordó por un lunar que tenía cerca de los labios. Además, él le habría mostrado una fotografía de los dos desnudos y encima de la cama del hospital.

EL NUEVO DÍA