La jornada de manifestación del martes en Medellín dejó varias zonas vandalizadas y un episodio que ha causado una gran indignación en el país. Se trata del caso de un empleado de Bancolombia que quiso defender la sede bancaria del ataque de los encapuchados y terminó bañado en pintura azul.

Según cuentan varias personas que estaban cerca de los hechos, una turba enardecida de manifestantes entraron a la sede del banco a la fuerza.

En ese momento, dicho funcionario de la entidad financiera -armado de un gran sentido de pertenencia- decidió intervenir e intentar mediar con los vándalos. Su actitud de heroísmo hizo que le cayera encima un montón de insultos y luego el baño de pintura.

Además, los encapuchados escribieron en una pared del banco las consignas: “No más represión”, “Viva el 21E”, “lucha” y los “bancos son un parásito”. Asimismo, rompieron vidrios de la sede bancaria y rayaron la fachada.

El señor es un proveedor de Bancolombia que intentó evitar que dañaran el edificio y lo atacaron así. Hoy todos los empleados irán de blanco. Es inconcebible lo que están haciendo y les dejan hacer a los manifestantes en Medellín. NO fueron unos pocos infiltrados.

Ver imagen en Twitter

Varios internautas no han ocultado su indignación con este hecho y culpan a la administración de Daniel Quintero en Medellín por el daño que sufrió la sede bancaria. Asimismo, lo señalan de no haber actuado con coherencia frente a los encapuchados, pues un hotel en el barrio El Poblado también fue víctima de graves actos de vandalismo.

Lo anterior parece contradecir la versión de los hechos de parte de Daniel Quintero, quien aseguró: “No podemos hablar de grandes afectaciones en la ciudad. La Fuerza Pública actuó con contundencia. No soy amigo del uso de Esmad, pero fue necesario”.

RCN