El explorador y nadador británico Lewis Gordon Pugh ha completado la travesía programada para el pasado jueves en un lago supraglacial en la Antártida, reto que tiene como objetivo la creación de una red de Áreas Marinas Protegidas (AMP) en la zona más austral del planeta

“Estoy a salvo, pero totalmente congelado”, asegura Pugh en su cuenta de Twitter, y añade que sus dedos están “completamente blancos”, tras haber concluido este jueves una travesía de 300 metros en las gélidas aguas de la Antártida.

Pugh, patrón del Océano de la ONU, aparece en bañador en una imagen sentado sobre una superficie helada al lado de un lago y junto a una médico que revisa su estado de salud y un asistente que intenta arroparle inmediatamente.

Previamente, el explorador descendió una pendiente de 70 metros de un acantilado para poder acceder a la zona del lago que ha atravesado este jueves.