La Asamblea de Risaralda estudiará un proyecto para declarar a las abejas como un insecto de interés ecológico, social y económico del departamento, y con ello frenar el exterminio de esta especie.

Este proyecto de ordenanza, que ya fue radicado, espera velar por la conservación y seguridad de las abejas en el departamento de Risaralda.

Lo anterior, teniendo en cuenta que es un insecto crucial para los procesos de polinización y la seguridad alimentaria del hombre, pero que, en la última década en Colombia, se ha visto la desaparición del 30% de las colmenas.

El diputado Daniel Silva, autor de la iniciativa, señaló que la idea es declarar a la abeja como una especie de interés de la región, ante riesgo de extinción en la que están, por cuenta de los plaguicidas y los monocultivos, entre otros factores. “Hay que tener en cuenta que hay una crisis a nivel mundial, debido a diferentes factores con la vida de las abejas y de ellas depende la alimentación de los seres humanos debido al proceso de polinización”, sostuvo.

“Entre los factores que llevan a la mortandad y que ha llevado a que en Colombia, en los últimos 10 años, se pierda el 30% de las colmenas, está el uso indiscriminados de plaguicidas y pesticidas lo que se conoce comúnmente como agrotóxicos; también la tala de árboles y, claro está, los monocultivos como el aguacate, que en Risaralda se está sufriendo la presencia masiva de este cultivo y es uno de los que más utiliza estos agrotóxicos”, puntualizó el diputado Silva.

De acuerdo con el corporado, la iniciativa también le apunta a la conformación de un equipo departamental de trabajo que se ocupe de generar diferentes acciones en distintas poblaciones, con el único fin de preservar la especie para las nuevas generaciones.

“Otra de las cosas que se pretende con este proyecto de ordenanza es armar una mesa técnica con la presencia de cuatro secretarías de despacho departamental como son las de Educación, Salud, Desarrollo Agropecuario y Desarrollo Económico, para que en Risaralda se incentive la apicultura, pero dándole prioridad a las víctimas del conflicto y a la población campesina”, apuntó el abogado Daniel Silva.

Adicionalmente, dentro de los planes futuros que tiene esta ordenanza, está un componente educativo en el cual, según lo comentado por el ponente, “hay que hablar con todos los propietarios de estos grandes terrenos, para empezar una campaña de concientización con el uso razonable de los agrotóxicos y también en los colegios implementar estas cátedras de concientización porque se calcula por parte de la FAO, que el 75% de los alimentos que consumimos los seres humanos, dependen de ese proceso de polinización”.

De llegarse a convertir en ordenanza este proyecto, Risaralda sería el cuarto departamento del país en regular el tema de la preservación de las abejas, en contraste con los tres proyectos en el mismo sentido, que ha hundido Congreso de la República en los últimos cinco años.

RCN