La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez salió en la noche de este jueves a explicar la situación que se registró con uno de sus hermanos, quien fue acusado y condenado de conspiración por tráfico de estupefacientes en Estados Unidos.

Dijo que fue una situación que se registró hace 23 años y emitió un comunicado aclarando lo sucedido. Destacó que su pariente pagó una condena y explicó el papel que ella jugó en su momento ante este hecho.

Esta situación trascendió por una publicación del portal La Nueva Prensa, que aseguró que Bernardo Ramírez Blanco, hermano de la vicepresidenta, en 1997 fue arrestado y condenado en Estados Unidos a cuatro años y nueve meses de prisión por tráfico de heroína.

Agregó que cuando tuvo oportunidad de salir libre, la fianza, de US$ 150 mil, la pagó ella junto con su esposo, Álvaro Rincón.

Esto fue retomado por el senador Gustavo Petro. “Hoy se presentó un hecho que prácticamente me da la razón, la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez pagó la fianza ante la justicia de los Estados Unidos para liberar a su propio hermano”, señaló el congresista.

Incluso dijo que por esta razón ella debería renunciar al cargo.

De inmediato los congresistas del Centro Democrático salieron en respaldo de la vicepresidenta.

La señora vicepresidente tiene una hoja de vida transparente al servicio de Colombia y no es la responsable de lo que hagan sus hermanos”, dijo el senador Álvaro Uribe Vélez.

View image on Twitter

“Pretender enlodar a una mujer digna y valerosa por la conducta de un familiar es un acto de vileza y difamación. Marta Lucía Ramírez ha sido ministra, embajadora, senadora, candidata a la Presidencia, después de esta tragedia, y siempre la hemos visto entregada a servir a Colombia”, fue el segundo trino del mandatario.

Minutos después de este respaldo del presidente Duque se conoció el comunicado de la vicepresidente.

La vicepresidente comenzó por destacar que su familia, “como desafortunadamente tantas otras en Colombia, sin distingo de clase social, vivió hace 23 años –en 1997–, una tragedia derivada de que uno de mis hermanos, siendo muy joven, se involucró en un negocio fácil y, en consecuencia, fue acusado y condenado de conspiración por tráfico de estupefacientes”.

Dijo que su error ha costado muchos años de sufrimiento a la familia y a él.

Vivimos con mucho dolor su circunstancia, pero también lo acompañamos con el amor de hermanos, tal como lo hicieron mis padres, porque los lazos de la familia no desaparecen frente a la adversidad y la vergüenza”, se lee en el comunicado.

Tras esto, la Vicepresidente destaca que como la mayoría de los colombianos, ha luchado con ahínco contra el narcotráfico, con la experiencia de saber que es una actividad que ha dañado la vida de millones de familias en Colombia.

Pero a renglón seguido aclara que no se pagó una fianza.

“Tuvimos que ayudarlo firmando una garantía, no una fianza, para asegurar que se presentaría a la justicia, como en efecto lo hizo acompañado de mi esposo y de mi, quienes lo llevamos a una corte de la Florida para que reconociera su falta y respondiera por ella”, agrega el comunicado.

Pero también deja en claro que su hermano pagó pena de cárcel por 4 años y medio, y que hace 18 años quedó en libertad por cumplimiento de la pena.

Y hace énfasis en que desde entonces, ha estado dedicado a trabajar, que es un hombre de bien y junto a su familia, lleva una vida decente y honrada.

De estos hechos he dado cabal información a las personas que en los diferentes momentos de mi vida laboral consideré que debían conocerlo

Pero igualmente responde a los cuestionamientos de que no había informado sobre esta situación.

“De estos hechos he dado cabal información a las personas que en los diferentes momentos de mi vida laboral consideré que debían conocerlos. Son hechos obviamente ajenos a mi”, destaca en el comunicado.

Tras esto asegura que lamenta que sus enemigos políticos “decidan acudir a la bajeza de estos ataques contra una mujer que lo único que ha hecho es trabajar honestamente y sin descanso por Colombia. Los ataques contra mi familia hacen parte de una estrategia sistemática para desacreditarme”.

“Esa es la política que todos los colombianos rechazamos”, destacó la Vicepresidente en su comunicado.

La polémica

A pesar de las explicaciones de la vicepresidenta, en el país se formó toda una controversia política por lo sucedido. Incluso, sectores de oposición salieron a pedir la renuncia de Ramírez.

“Esto solo pasa acá, que Marta Lucía Ramírez tenga dos escándalos ligados con el narcotráfico y no pase absolutamente nada. Renuncie Vicepresidenta, porque para terminar con éste fenómeno que carcome al país es necesario acabar con este hilo macabro entre política y narcotráfico”, aseguró la congresista de la Farc Sandra Ramírez.

En el mismo sentido se pronunció el senador de ‘la U’ Roy Barreras, quien reprochó que la vicepresidenta le haya “escondido” al país lo sucedido con su hermano.

“Me da pena, pero la Vicepresidenta no reveló hoy ni le informó al país sino que ocultó durante 23 años que su hermano era narcotraficante y aún no contesta si también pagó la fianza de las personas que usó como mulas haciéndoles tragar heroína arriesgando su vida”, apuntó Barreras.

De otro lado, desde la bancada de gobierno salieron en defensa de Marta Lucía Ramírez y se fueron lanza en ristre contra el senador Gustavo Petro.

“Adelante vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, recibir ataques de un personaje siniestro como el señor de las bolsas, es un halago, grave sería recibir elogios de alguien con tan baja condición humana como él”, indicó el senador uribista Carlos Felipe Mejía.

Otro de los que pidió no descalificar a la vicepresidente fue el exnegociador del gobierno en La Habana Humberto de la Calle, quien calificó como “una tragedia” lo sucedido.

“No me parece que la situación del hermano de Marta Lucía Ramírez sirva de argumento para descalificarla. Argumentos políticos contra ella por sus posturas son una cosa. Pero esta situación familiar más bien es una tragedia”, expresó De la Calle.