Un grupo de jóvenes ambientalistas desarrollan procesos de recuperación de la fauna y flora en el municipio de Planadas y allí son víctimas de amenazadas por el trabajo que hacen.

Desde el año 2016 iniciaron a proteger 252 hectáreas (a la fecha son 504). La lucha inicialmente fue contra la deforestación de una montaña.

Edwar Avilés, quien es representante de la asociación de jóvenes comprometidos con el medio ambiente con visión hacia el futuro, dijo a este medio: “Nosotros empezamos los procesos y a colocar las propias normas porque las autoridades no nos quisieron prestar atención, porque dicen que no hay Policía Ambiental en el municipio”.

Avilés aseguró que recuperaron cinco especies de aves y han logrado retornar al hábitat natural.

Por lo anterior, fueron amenazados y deben combatir el tráfico de flora y fauna.

Igualmente, Avilés denunció que los cazadores han matado muchos mamíferos, como tigrillos, el oso de anteojos y un mono el pasado 16 de julio.

“Estamos con muchas dificultades porque tenemos una gran área y nos solicitan que señalicemos, pero no tenemos recursos para hacerlo. Además, esperamos que las autoridades nos presten alguna atención porque estamos en peligro y nos puede pasar cualquier cosa”, afirmó.

“En tiempo de pandemia aumentaron los cazadores en el territorio”, así lo afirmó Avilés.

La abogada Holy Ann Machuca apoya a los ambientalistas y recientemente le solicitó a la Fiscalía intervención en la vereda de Berlín, zona rural de Planadas, donde hay tala ilegal de árboles.

La entidad aseguró que han dispuesto la elaboración del correspondiente programa metodológico con el fin de precisar los predios, donde se han dado las talas y así hacer la intervención por parte de la unidad nacional de delitos contra los recursos naturales y medio ambiente, dado la inoperancia manifiesta atribuida a Cortolima, cita la misiva.