La Procuraduría acusó a siete militares de abusar sexualmente y de secuestrar a una menor de 12 años perteneciente a la comunidad embera en inmediaciones rurales de Pueblo Rico, Risaralda.
 
En la audiencia el Ministerio Público narró la terrible manera como estos hombres planearon y ejecutaron el crimen contra la menor.
 
“La menor de 12 años salió de su casa con el propósito de recoger unas guayabas para comer. Cuando se encontraba cerca de las instalaciones del pelotón Buitre II fue observada alrededor de las 6:15 de la tarde por el sargento Juan Carlos Díaz, quien le dijo que se fuera de ese lugar por lo que la niña pretendía regresar a su casa cuando se encontró con el soldado regular Juan Camilo Poveda, quien la abordó y la llevó detrás de las instalaciones del colegio Pio XII”, indicó Aura Fajardo, procuradora general.
 
“Quien portaba su uniforme y arma de dotación, la abordó y momentos después procedió a violarla sexualmente en compañía de otro solado del mismo pelotón”, añadió.
Los hombres tendrán que enfrentar un juicio que podría llevar una inhabilidad para ejercer cargos públicos por más de 20 años.
 
Para la Procuraduría, los militares aprovecharon de su rol como autoridad para acceder sexualmente de la menor de edad.
 
El Ministerio Público denunció que además de ser abusada, la menor fue secuestrada.