El ministro de Salud, Fernando Ruiz, ratificó que Bogotá, Medellín y Cali, tendrán tres o cuatro semanas muy difíciles, al alcanzar el pico de la pandemia del coronavirus, en un comportamiento de la enfermedad que se registra por regiones y no de forma simultánea a nivel nacional.

El alto funcionario señaló que vienen evaluando detalladamente cada una de las ciudades, con el propósito de tomar acciones contundentes que permitan bajar la velocidad de contagios en cada una de ellas para no colapsar el sistema de salud.

“En Bogotá, estamos en la parte alta, con unas cuatro semanas con un número importante de contagios y un decrecimiento que se tendrá en el mes de septiembre”, manifestó.