La caída en más de un 20 por ciento en el precio de la carga de arroz en lo corrido del primer trimestre del 2021 encendió las alarmas de los cultivadores del cereal en el Tolima quienes alzaron su voz para ser escuchados por el Gobierno Nacional y plantearon una serie propuestas para evitar el colapso del sector.

Roberto Botero, representante de los cultivadores ante el Consejo Nacional del Arroz y vocero de los distritos de riego en el Tolima, manifestó que los agricultores están trabajando a pérdida porque los costos de producción están muy por encima del precio de venta.

Esta caída en el precio obedeció a los altos inventarios del cereal que vienen desde el año 2020 y que según estimativos superaron el millón de toneladas producto de los tratados internacionales que permitió el ingreso al país de miles de toneladas del grano.

“Se está anunciando la llegada de 60.000 toneladas de arroz desde el Ecuador y eso sería muy grave para nuestro sector. El precio colapsaría aún más”, sostuvo Botero.

Los cultivadores siguen proponiendo al Gobierno Nacional varias estrategias para superar la crisis. Una de ellas es motivar el aumento del consumo de arroz en el país, explorar oportunidades para exportar el cereal y un tema clave es revisar los acuerdos internacionales como el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y los suscritos hace varias décadas con la Comunidad Andina Nacional, CAN, con Ecuador y Perú, que fueron firmados en una época cuando las condiciones del mercado eran muy diferentes.

Para los cultivadores es vital la reactivación del incentivo de almacenamiento el cual garantiza la recuperación del precio y permite una garantía a la hora de vender.

“Hasta el momento no tenemos soluciones ciertas a las peticiones realizadas por los arroceros o que se vislumbre alguna solución para el gremio”, dice Botero.

Para Botero es clave que el Gobierno Nacional realice una exhaustiva revisión a los costos de los insumos agropecuarios cuyos incrementos impactan directamente el bolsillo de los agricultores.