La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó el “uso excesivo de la fuerza” en Colombia contra las manifestaciones contrarias a una reforma fiscal, que ha dejado al menos 19 muertos.

“Estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali en Colombia la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida”, declaró desde Ginebra Marta Hurtado, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La portavoz agregó que los “defensores de derechos humanos también informaron que han sido acosados y amenazados”.

“Dada la situación extremadamente tensa, con soldados y policías desplegados para vigilar la protesta, hacemos un llamamiento a la calma”, declaró Hurtado.

“Recordamos a las autoridades del Estado su responsabilidad de proteger los derechos humanos, incluido el derecho a la vida y a la seguridad personal, y de facilitar el ejercicio del derecho a la libertad de reunión pacífica”, agregó la portavoz.

“Resaltamos también que los agentes encargados de hacer cumplir la ley deben respetar los principios de legalidad, precaución, necesidad y proporcionalidad a la hora de vigilar las manifestaciones”, dijo.

Hurtado concluyó que “las armas de fuego sólo pueden utilizarse como último recurso ante una amenaza inminente de muerte o de lesiones graves”.

Por su parte, la Unión Europea condenó la violencia y el uso “desproporcionado” de la fuerza contra las manifestaciones en Colombia, y consideró imperioso contener la escalada de la situación, dijo este martes el portavoz del servicio diplomático de la institución.